• Cart is empty.
  • Cart is empty.

Tratamientos con Máscara Led

rosma

Tratamientos con máscara led

Tratamientos con Máscara Led

La máscara LED produce fotones que utilizando la luz penetran sobre la piel y estimulan las células fibroblastos para que produzcan más colágeno en las capas más profundas.

El objetivo de crear efectos rejuvenecedores instantáneos sin calentar la zona ni producir dolor. Texto copiado de la web de Telebelleza.es

Además, estimula la circulación sanguínea lo que ayuda a reducir el acné, las bacterias y acelerando la regeneración de la piel.

Los 7 colores de luz de la Máscara LED tiene beneficios distintos en la piel y cada uno llega a una profundidad.

BENEFICIOS:

Los beneficios incluyen la mejora del tono de la piel, reducción de líneas finas, arrugas y manchas de la edad:

– Anti-envejecimiento

– Anti-acné

– Reducir el enrojecimiento y la inflamación

– Revitalización

– Reducir el tamaño de los capilares linfáticos

– Rejuvenecimiento de las células

– Equilibrio de la piel

– Aumenta la hidratación…

INDICACIONES:

Ideal para todo tipo de personas que quieran un tratamiento facial natural y eficaz.

Se puede desaconsejar su uso en algunos enfermos de cáncer o embarazadas.

CONSEJOS Y FRECUENCIA DE USO:

Se puede usar hasta 5 veces por semana sin exceder los 30 minutos por sesión.

Se recomienda su uso frecuente para conseguir unos resultados óptimos.

La luz no daña ni piel ni ojos, pero se recomienda mantener los ojos cerrados durante su uso.

No quema la piel, pero se debe usar crema protectora después de su uso ya que abre los poros y la dermis está más expuesta.

COLORES:

– LUZ ROJA (630nm): Mejora la actividad de las células y reactiva el metabolismo reduciendo arrugas, blanqueando la piel, mejorando su elasticidad y vitalidad.

Reparar la piel dañada, reduce los poros, y estimula la producción de colágeno.

– LUZ AZUL (470nm): Esta luz elimina las bacterias nocivas y tiene un efecto antinflamatorio perfecto para la eliminación del acné y calmar las pieles más sensibles.

– LUZ VERDE (520nm): Nutre la piel desde las capas más profundas y tiene un efecto blanqueador mejorando la regeneración y dándole vitalidad al rostro.

Unifica el tono de la piel, tiene efecto drenante y acelera los procesos de curación en heridas.

– LUZ AMARILLA (590nm): Esta luz oxigena la piel y mejora la circulación llegando a descomponer los pigmentos de las manchas producidas por el sol homogenizando el tono del rostro con efecto lifting.

Promueve el drenaje linfático, mejora las arrugas, la piel áspera.

– LUZ VIOLETA: Combina los beneficios de la luz roja y la azul con un efecto cicatrizante y calmante.

Especialmente indicada para reducir las marcas de acné.

– LUZ AZUL CLARA: Mejora el metabolismo de la piel y la equilibra. Relajando el rostro, energizándolo y calmando las pieles más sensibles.

– LUZ BLANCA: Atenúa las líneas de expresión más profundas y regenera la piel envejecida mejorando la flacidez.