ROSMA

pelucas y prótesis

Pelucas, Posticería y Turbantes

Extensiones de pelo

El arte forma parte de nuestro trabajo en Peluquería y Posticería.

Somos Profesionales con formación Técnico Especialista en Peluquería.

Pelucas o Prótesis

En Rosma  tenemos todo lo necesario para facilitar el periodo de tratamiento en;

  • quimio-terapia
  • radio-terapia
  • areatas 
  • alopecias en general.

Poseemos gran surtido en Pelucas y Turbantes.

Nuestras Pelucas o Prótesis Capilares pueden ser;

  • A medida o Standar
  • Pelo Humano
  • Pelo  Sintético
  • Pelo Mixto

Nos adaptamos a cualquier presupuesto.

TURBANTES

Sistemas de Prótesis para HOMBRE

Parcial o Total

TIPOS DE ALOPECIAS

ALOPECIA ANDRÓGENICA

Llamada también calvicie común

Es el tipo de calvicie o alopecia más habitual entre la población masculina, aunque también se produce en la mujer.

Se debe a un aumento de la acción de las hormonas masculinas o andrógenos sobre ciertas áreas del cuero cabelludo predispuestas genéticamente a la afección.

Provoca disminución progresiva en la actividad del folículo piloso que va decreciendo de tamaño hasta que se produce la desaparición total del bulbo piloso con la consiguiente perdida del pelo.

ALOPECIA AREATA 

Es una enfermedad que afecta los folículos pilosos.

Estos son áreas en la piel que dan crecimiento al pelo.

En la mayoría de los casos, el pelo se cae a mechones, dejando áreas sin pelo de pequeño o mayor tamaño.
Muchas personas con esta enfermedad sólo tienen unas cuantas áreas de calvicie. Sin embargo, algunas personas pueden perder más pelo.

Y aunque es poco común, la enfermedad puede causar la pérdida total del pelo o de todo el vello de la cara y el cuerpo.

ALOPECIA AREATA UNIVERSAL 

Es una enfermedad autoinmune, en la cual el mismo organismo produce anticuerpos contra una parte del folículo capilar.

Se trata de la variante más extensa de la alopecia areata que es en realidad la misma enfermedad pero con una afectación mucho más leve.

ALOPECIA DIFUSA

Es la pérdida aguda del pelo tras enfermedades sistémicas crónicas, estrés emocional, enfermedades febriles o parto.

En éste último, el efluvio telogénico puede durar hasta 6 meses para luego recuperarse totalmente.