ROSMA

¿Cuantas comidas al día?

¿Cuantas comidas al día?

¿Qué es mejor: comer tres veces al día o hacer cinco comidas?

Desde hace años, en el imaginario popular se encuentra instaurada la idea de que la segunda estrategia es la buena.

“Si tomas algo entre el desayuno y la comida, y/o entre la merienda y la cena, conseguirás tener menos hambre y, al final, acabarás comiendo menos.

Además, así se acelera tu metabolismo y quemas más calorías”, arguyen aquellos que defienden esta rutina alimentaria.
Pero empecemos por el principio.

¿Qué es lo más recomendable de cara a perder peso: comer tres veces al día o cinco?.
“Ni una, ni tres, ni cinco. Lo importante es la ingesta total que hagas a lo largo del día y el tipo de alimentos que consumas”

“Antes de preocuparnos por cuantas veces comemos debemos revisar qué es lo que comemos durante esas veces”
“Una vez estemos seguros de que lo que comemos es de la calidad y cantidad que debemos, entonces podemos pasar a hablar de cuantas ingestas hacemos.

Pero no podemos pensar en aprender a multiplicar sin aprender primero a sumar”
“Como todo en alimentación, hay multitud de variables que influyen, por lo que podemos concluir que más que el número de veces que se coma al día, lo importante es que nuestra alimentación esté bien planificaday apoyada en hábitos saludables”
No podemos fijarnos exclusivamente en las calorías que ingerimos.

La industria alimentaria vende alimentos bajos en calorías que, por paradójico que parezca, son realmente insanos.

“Un alimento desnatado o con muy pocas calorías, al que le han eliminado la grasa, es posible que tenga más cantidad de azúcar, pasando a ser un alimento no sano.
Entonces, ¿cuál es el número de comidas que debemos realizar al cabo del día? ¿Tres? ¿Cinco? ¿Dos?, al respecto: no existe un número ideal.

“Depende mucho de la actividad física o laboral que realicemos.

Una persona con mucha actividad física es probable que tenga que hacer cinco o seis ingestas porque requiere de un pre-entreno y un post-entreno.

Sin embargo, hay personas que pueden comer una vez al día sin problemas”.

Comer ha pasado a ser un acto que hacemos por aburrimiento, cansancio, estrés, antes que por un hambre real, al fin y al cabo, lo más importante es escuchar a nuestro cuerpo (desde un punto de vista racional).

“El descanso del trabajo, la vuelta a casa tras el colegio o el parón mientras estudiamos son momentos en los que asumimos que tenemos hambre, y no siempre tiene por qué ser así”

Personalizar la dieta y adaptarla es la mejor estrategia para la salud.

Rosana Bermejo Martin. Dietista-Nutricionista AEDN 917.


rosma
TELEF. 964215483
12001 CASTELLÓN.