Pan de trigo para celiacos

Screenshot_20180114-201143

Pan de trigo para celiacos.

Investigadores españoles modifican genéticamente una variedad de trigo y la hacen apta para quienes sufren intolerancia al gluten.
pan trigo celiacos

Azúcar. El placer blanco que mata

Screenshot_20180103-161039

Azúcar 

El placer blanco que mata

Con sólo 16 calorías por cucharadita, ¿qué mal puede hacernos el azúcar?
Sin embargo, la realidad es que el azúcar es una sustancia tan adictiva como las drogas, y que provoca estragos en el organismo.
Cuando consumimos azúcar (sacarosa) el sistema inmunológico se debilita durante 6 horas, lo que nos hace más vulnerables a los gérmenes, virus y bacterias nocivas.
Por otro lado, el azúcar reduce las ganas de comer alimentos nutritivos como las verduras, lo que puede resultar en carencias nutricionales.
El alto consumo de azúcar es el principal culpable de la mayoría de las enfermedades crónicas que azotan nuestra sociedad:

Diabetes

Hipertensión

Arterioesclerosis

Obesidad

Cáncer

Alzheimer

Candidiasis

Eczema

Síndrome Premenstrual, etc.

El azúcar blanco refinado que consumimos habitualmente es sacarosa sintetizada de forma artificial, y que por tanto, no contienen ninguna de las vitaminas o minerales que el cuerpo necesita para procesarla, por lo que el azúcar no sólo no nos aporta nada desde el punto de vista nutricional sino que roba al organismo minerales y vitaminas (principalmente las del grupo B), de ahí que se diga que en los países desarrollados estamos sobrealimentados, pero desnutridos. Por si esto fuera poco, en el proceso industrial de refinado y blanqueado del azúcar se emplea ácido sulfúrico, por lo que éste suele contener residuos de sulfitos y bisulfitos.

La doctora Hulda Clark detectó fibras de Asbestos y D-manitol entodas las variedades de azúcar que testó.
D-manitol es un alérgeno a evitar en los casos de cáncer de recto, tendones, alveolos y uréter (más información sobre los alérgenos a evitar dependiendo del tipo de cáncer en el libro de la dra. Clark La Cura y Prevención de Todos los Cánceres).

El ASBESTOS al ser tan afilado como el cristal, cuando se mueve por el cuerpo va agujereando las células que encuentra a su paso.
Cómo desintoxicar de Asbestos el organismo

Edulcorantes Artificiales

Entonces, ¿la solución consiste en sustituir el azúcar por edulcorantes artificiales?
Desgraciadamente, como nos advierte el refrán, muchas veces es peor el remedio que la enfermedad…

Sucralosa

El edulcorante Sucralosa es básicamente azúcar clorada, y por tanto, presenta muchos de los riesgos del cloro. Las dioxinas son un subproducto del procesado del cloro, un carcinógeno 300.000 veces más potente que el DDT. Lo descubrió por error un investigador que trabajaba con compuestos para elaborar pesticidas. Muchos refrescos utilizan la sucralosa como edulcorante. No debemos olvidar leer los ingredientes listados en la etiqueta antes de comprar un producto.

Sacarina

La Sacarina otro carcinogéno, ha sido prohibida hace años en muchos países.

Aspartamo

Pero sin duda, el peor de los edulcorantes artificiales es el Aspartamo (E951), muy utilizado en refrescos light y en algunos medicamentos (leer siempre los prospectos). Es una exitotoxina y un neurotóxico. Algunos de los efectos más graves del aspartamo son:

Tumores en el cerebro.

Esclerosis Múltiple

Epilepsia

Diabetes

Parkinson y Alzheimer

Defectos de nacimiento.

Fibromialgia

El aspartamo provoca más reacciones adversas que el resto de los demás alimentos y aditivos de la industria alimentaria combinados. Se han documentado más de 90 efectos adversos del aspartamo como migrañas, ataques epilécticos, leucemia o aumento de peso. Son comunes los problemas de visión, pudiendo llegar a provocarse ceguera y desprendimiento de retina.

●Sweet misery es la historia de cómo Cori Bracketts descubrió los perniciosos efectos para la salud del aspartamo cuando fue diagnosticada con Esclerosis Múltiple. Entrevistas a investigadores, expertos y víctimas del aspartamo. NO puede perdértelo.

¡Y por increíble que parezca de hecho los edulcorantes artificiales engordan aunque no tengan calorías! Y son igual de perjudiciales que el azúcar para los diabéticos.

Si no puedes prescindir del sabor dulce sustituye el azúcar y los edulcorantes artificales por STEVIA, hierba de sabor más dulce que el azúcar.
Otra opción edulcorante es el Inositol, que además no alimenta a hongos como la cándida. No es muy dulce, pero es un nutriente necesario para el organismo. Se utiliza como remedio en las afecciones hepática

Fructosa

Seguramente estás bajo la impresión de que la fructosa, al ser el tipo de azúcar que contiene la fruta, es sana. Si no, por qué su nombre es similar al de la fruta e incluso se publicita como ¡apta para diabéticos!
Siento desilusionarte. Nada más lejos de la realidad, sobre todo teniendo en cuenta que el jarabe de fructosa, ingrediente inevitable en incontables alimentos procesados y bebidas comerciales es un producto altamente procesado, elaborado en una fábirica y que poco, por no decir nada, tiene de natural.
Hace ya tiempo que la industria abandonó el azúcar derivado de la caña de azúcar y de la remolacha por el Jarabe de Fructosa derivado del maíz, al ser su producción mucho más barata. El jarabe o sirope de fructosa procedente del maíz se le conoce por sus siglas en inglés coo HFCS (High Fructose Corn Syrup). El jarabe de fructosa se somete a un intenso proceso de refinado químico. Aunque se denomine fructosa como el azúcar de la fruta, no es tal, y el cuerpo no lo metaboliza como la verdadera fructosa. De hecho, tu cuerpo no sabe qué hacer ni cómo metabolizar el jarabe de fructosa, una sustancia extraña que no reconoce como alimento.

Incluso si todavía no estás convencido de los riesgos que implica el azúcar para tu salud, existen otras razones poderosas de índole humanitaria para rechazar el consumo del azúcar. Desgraciadamente los días de la esclavitud en los campos de caña de azúcar no pertenecen a un vergonzoso pasado. En muchos países las condiciones de trabajo ACTUALES en las plantaciones de caña de azúcar dejan mucho que desear. Por ejemplo en la República Dominicana las plantaciones están controladas por tres grandes multinacionales. Los trabajadores cortan todavía la caña de azúcar con machete (uno de los trabajos más duros que existen en el mundo bajo temperaturas de hasta 50 grados) y se les paga 12 dólares por cortar una tonelada de caña de azúcar. Como si los sueldos miserables no fueran suficiente agravante, los trabajadores de las plantaciones y sus familias se ven obligados a comprar en las tiendas de la compañía, donde doblan los precios de los alimentos. A los trabajadores también se les prohíbe cultivar huertos en sus casas para no morir de hambre. La mayoría de los trabajadores van a trabajar sin desayunar y sólo ingieren algo de alimento al regresar del campo tras doce horas de duro trabajo. Desgraciadamente, nutrición, opresión, condiciones inhumanas y muerte prematura no son cosas del pasado. Cada vez que ingieres azúcar, refrescos o comidas procesadas estás contribuyendo a enriquecer a las multinacionales del azúcar y a perpetuar las deplorables condiciones de las plantaciones.

Read More

El huevo

Screenshot_20171227-150512

El huevo

Conoce todos los beneficios que aporta el huevo.
Gracias a sus niveles de colina, el consumo de huevo en mujeres embarazadas o lactantes es muy importante, ya que beneficia al feto en el desarrollo del sistema nervioso y ayuda a prevenir defectos de nacimiento.

¿Es malo comer un huevo diario?

Esta es una de las muchas preguntas que nos solemos hacer a diario, sin embargo el día de hoy vamos a desmentir este mito. En antaño se solía decir que el máximo de huevos que podíamos comer eran tres a la semana, debido a su alto índice de colesterol, el cual podía perjudicar nuestra salud. Sin embargo actualmente se sabe que NO produce ningún daño ni problema en nuestro cuerpo, veamos por qué…

¿Cuáles son los beneficios del huevo?

Durante muchos años el huevo fue catalogado como uno de los alimentos que podía perjudicar la salud de aquellas personas que lo consumían con alguna frecuencia, de este alimento se decía que era responsable en gran medida del aumento del colesterol en la sangre.

Estas afirmaciones fueron desvirtuadas hace poco tiempo gracias a las investigaciones científicas; se ha demostrado que el huevo sin lugar a dudas no altera el colesterol, estas nuevas investigaciones afirman que el consumo moderado de huevo aporta al organismo una buena cantidad de  nutrientes que son necesarios para tener una vida saludable.

Lo que realmente aumenta el colesterol en la sangre es el consumo de las grasas saturadas, y este tipo de grasas se encuentran presentes en los lácteos enteros,  las grasas de alimentos como quesos, yogures, leche, las carnes con grasas, las llamadas grasas trans, que se encuentran en la gran mayoría de golosinas como, las empanadas, las tortas, galletas y en general en las masas utilizadas en la repostería; hay que prestar atención pues en los envases los presentan como margarinas o aceites vegetales hidrogenados.

Dentro de la gran cantidad de estudios que se le han realizado al huevo, se ha demostrado que comer uno o dos al día no representa ningún riesgo de aumentar las enfermedades cardiovasculares y que además posee un nutriente esencial para el funcionamiento cardiovascular y cerebral llamada colina, este ayuda a metabolizar y a disminuir la homocisteína, lo cual es un gran beneficio puesto que sus niveles elevados son asociados al aumento de enfermedades cardiovasculares.

A pesar de todas estas afirmaciones totalmente respaldadas y comprobadas científicamente, todavía hay personas que se resisten a creer en los beneficios que pueden obtener al consumir el huevo, siguen pensando que es perjudicial para la salud y rechazan con firmeza la idea de incluirlo en su dieta.

El huevo es una alta fuente de nutrientes

Un huevo solo aporta ochenta calorías, contiene proteínas, colina, hierro y zinc, la mayoría de estos nutrientes se encuentran en la yema.

Las proteínas que contiene el huevo son de una excelente calidad, estas aportan los aminoácidos que nuestro organismo requiere. Un solo huevo aporta aproximadamente seis gramos de proteínas, entre las funciones más importantes de las proteínas podemos encontrar que contribuye en la formación de tejido muscular, es un componente esencial de todas las células, son parte vital del sistema inmunológico, transportan sustancias en la sangre y además son parte de ciertas enzimas, hormonas y neurotransmisores.

En la yema también se encuentran presentes dos nutrientes llamados luteína y zeaxantina que pertenecen a la familia de los carotenoides, son unos antioxidantes que ayudan a prevenir los daños visuales que se relacionan con la edad, como la degeneración macular.

El consumo de huevo en mujeres embarazadas o lactantes es muy importante, ya que por su contenido de colina beneficia al feto en el desarrollo del sistema nervioso y ayuda a prevenir defectos de nacimiento.

Un huevo que se consume completo aporta 125 miligramos de colina, una mujer embarazada necesita de 450 miligramos por día, y una madre lactante necesita 550 miligramos.

Los huevos pueden permanecer frescos en la heladera durante cinco semanas aproximadamente. Si deseamos saber que

Rosana Bermejo Martin

DIETISTA NUTRICIONISTA

Biorritmo intestinal

Micropigmentacion20171226_224557

Biorritmo intestinal

Conocer y contribuir al funcionamiento en hora es clave para que nuestra energía, nuestro humor o nuestro sistema inmune funcione a pleno rendimiento.
Muchos problemas de salud que nos encontramos tienen relación con un ritmo intestinal alterado “¿sabías cuál es tu hora de ir al cuarto de baño?¿la respuesta?”

Hemos de saber que el intestino es una zona de paso: la comida llega, se digiere, se absorbe se distribuye a las células lo nutritivo y se desecha por las heces lo que no es.
Comprender que tu intestino es una zona de tránsito y no un cubo de basura que sacas a reciclar el fin de semana es crucial para evitar muchas enfermedades.

Tenemos que recuperar la relación con nuestro intestino conectar con nuestro ritmo real y personal y respetarlo si esto no ocurre el intestino se va ocupando de sustancias tóxicas y contaminantes que lo van inflamando, se altera la flora intestinal y el intestino enferma. Como consecuencia la digestión es más difícil y menos eficiente, los nutrientes se absorben peor, nos cuesta más evacuar y eso hace que tengamos menos energía, que estemos desnutridos que aparezcan intolerancias a determinados alimentos que no podemos digerir y que el acto de la digestión se convierta en algo desagradable y pesado: “se me hincha tanto el abdomen que tengo que soltarme el botón después de la comida”, “Que somnolencia me entra después de comer lo paso fatal”.
El mito si comemos adecuadamente y digerimos bien la digestión no tiene por qué restarnos energía no es cierto, pero sí lo es cierto que es un proceso que precisa mucha energía y atención, pero si usamos bien el conocimiento de cuerpo agilizamos mucho este proceso.
Por otro lado recuerda que si respetamos el ritmo intestinal de ingerir y digerir y evacuar, ayudamos a que las funciones de reparación que ha de realizar el intestino durante la noche se realicen de forma eficiente.
¿Sabías que la pared intestinal tiene una red neurológica tan compleja que ya está recibiendo el nombre del segundo cerebro? En el se libera al 80% de serotonina, la sustancia del bienestar y el 50% de dopamina, la sustancia que regula la motivación y el aprendizaje. Uno de los órganos más grande grandes responsables de la reparación del sistema inmune se encuentra en el intestino, el tejido MALT.¡Cerca de 70% de nuestro sistema inmune se repara allí durante la noche!. Es fácil comprender porque cuando estamos griposos necesitamos dormir y tenemos poco apetito. El cuerpo es sabio y nos lleva al descanso para poder reparar y fortalecer el sistema inmune, que al fin y al cabo será el que vencerá el virus de la gripe. Por todo por otro lado si tienes un sistema inmune habitualmente frágil, cuadros de infección, alergia y tumores; observa cómo es la calidad de tu sueño, de tu
alimentación y de tu ritmo intestinal ya que todos ellos están unidos e impactan en la salud de tu sistema inmune.

Rosana Bermejo.
DIETISTA NUTRICIONISTA

Biorritmo de la alimentación

Screenshot_20171225-111734

Biorritmo de la alimentación

El ritmo natural de la alimentación y del ciclo del sueño-vigilia tiene un efecto sincronizador interno. Mantenidos en su ciclo natural son capaces de ordenar sincronizar y armonizar al resto de los biorritmos que se dan en el cuerpo.

Investigaciones científicas han demostrado que existen unas horas óptimas donde el proceso de alimentación-digestión domina en el cuerpo frente a otros procesos. Son momentos en los que la entrada de energía es sin duda el aspecto más importante para la supervivencia.

Las horas óptimas para la alimentación y digestión serían las siguientes;
• desayuno entre las 7h y las 9h de la mañana, una comida entre las 12h y las 14h y una cena entre las 19h y las 21h de la noche.
¿Empiezas a comprender por qué motivo las digestiones son incómodas y pesadas cuando comes a las 15:30 h, después de venir del gimnasio o a las 16h,  cuando estás en jornada intensiva .

Screenshot_20171225-111906

El ser humano precisa que entren alimentos sincronizados con los momentos de actividad por eso mantener el orden interno implica también;
▪ desayunar como un rey, comer como un príncipe y cenar como un mendigo

¿Qué sentido energético tiene ir al trabajo sin desayunar comer algo rápido frente al ordenador a las 3h de la tarde y cenar de manera copiosa cuando nos vamos a dormir?

Te invito a comer como mínimo tres veces al día dentro de los horarios que hemos comentado y siguiendo el refrán, notarás un cambio importante en tus niveles de energía además si comes de manera ordenada dormirás más profundamente.

Próximamente, mas pautas que seguro que te ayudaran a mantener la salud.

Micropigmentacion20171225_112231

Rosana Bermejo Martín
Dietista Nutricionista.

¿Leche con o sin lactosa?

Screenshot_20171213-223424

El principal carbohidrato que contiene la leche es la lactosa (alrededor de un 5% de la leche es lactosa). La lactosa es un disacárido, un azúcar formado por dos monosacáridos unidos: glucosa y galactosa.

Nuestro organismo produce de forma natural una enzima llamada lactasa que es capaz de romper la lactosa en sus dos partes: glucosa y galactosa, haciendo que estos dos azúcares ya puedan ser absorbidos por el intestino.

La producción de la leche sin lactosa no se le extrae la lactosa, sino que se le añade enzima lactasa, con lo cual la lactosa aparece en esa leche ya hidrolizada en sus partes: glucosa y galactosa. La forma habitual de añadir lactasa a la leche es agregar ciertos microorganismos que producen lactasa, como levaduras u hongos. El resultado es una leche más dulce, ya que la capacidad edulcorante de la lactosa es menor que la de los monosacáridos que la componen.

La pregunta es que si nuestro organismo ya produce  naturalmente la enzima lactasa ¿por qué se ha optado por añadírsela a estos productos? La razón primigenia es que una pequeña parte de la población sufre un déficit de producción de lactasa en su organismo, lo que conocemos como intolerancia a la lactosa, así que estos productos estaban originalmente destinados a ellos.

intolerancia lactosa

La intolerancia a la lactosa se puede producir por causa genética. Cuando nacemos, ya tenemos programado cuándo caerá nuestro nivel de lactasa, que es indispensable para tolerar bien la lactosa. Todo se remonta a la época primitiva: cuando los humanos eran recolectores de alimentos y vivían de la caza, las mujeres solían darles el pecho a sus hijos hasta los tres años y, luego, el niño ya no bebía más leche en toda la vida. Pero cuando se produjo el actual período interglaciar, esto propició que la especie humana se multiplicara e incrementara la competencia por los alimentos, y muchos hombres que iban a cazar volvían a los reductos sin nada que comer. La mujer se dio cuenta que si muñía una bestia, la leche del animal quitaba el hambre y, además, alimentaba. Por eso, la mujer fue quien propició la revolución más grande de la humanidad, la neolítica -cuando pasamos de nómadas a sedentarios- y el hombre empezó a consumir leche también de adulto. Esto provocó que la aparición de una mutación en el gen que codifica la lactasa fuese más adaptativa, así que con el tiempo empezó a haber más gente que podía consumir leche toda su vida. En las sociedades que consumieron menos leche, como la semita, mutó también, pero menos. Actualmente, en la población mundial, se mezclan las sociedades que mutaron mucho con las que no lo hicieron tanto.

Entre los semitas, marroquíes y judíos aumenta el porcentaje de gente que sufre intolerancia a la lactosa genética, que es mayor que en los ingleses o americanos, que han tomado leche de vaca durante mucho más tiempo.

Existen casos de intolerancia a la lactosa transitoria, causada fundamentalmente por trastornos digestivos puntuales como úlceras o episodios de gastrointeritis, donde la producción de lactasa de la mucosa intestinal se ve mermada. O, en algunos casos, también aparece asociada a la enfermedad celiaca y a la enfermedad de Crohn.

También puede darse la intolerancia a la lactosa progresiva, en la que se produce una pérdida progresiva de la producción de la lactasa, y por tanto una pérdida gradual de la capacidad de digerir la lactosa. Suele darse a lo largo de la vida en ciertos grupos étnicos en los que tradicionalmente no se consumen determinados lácteos a partir de cierta edad.

●No hay que confundir la intolerancia a la lactosa con la alergia a la leche. La alergia se da a una proteína concreta llamada caseína. Los productos sin lactosa no pueden ser consumidos por alérgicos a esta proteína láctea.

 

Los síntomas de la intolerancia a la lactosa son dolores estomacales, barriga hinchada, flatulencia, diarrea por el efecto osmótico de la lactosa sin absorber, a veces incluso vómitos y masa ósea deficiente (atribuible a un bajo consumo de calcio y vitamina D), aunque en general no presenta demasiada sintomatología o ésta puede ser confundida con otro tipo de dolencia gastrointestinal. El diagnóstico de la intolerancia a la lactosa tiene que hacerlo un médico y se hace mediante una prueba de gases que consiste en beber un vaso de leche y hacer a la persona soplar a las tres o cinco horas de la toma y, luego, mirar los gases que se forman. Si la lactosa llega al intestino grueso sin ser digerida, las bacterias se la comen y hacen gases. El 80% de estos gases se eliminan generando ciertas molestias estomacales y flatulencia, y un 20% pasa a la sangre, llega al pulmón y se elimina con el aire aspirado. Por eso, se soplar para detectarlo. Si el hidrógeno y el metano está por encima de lo normal y el dióxido de carbono es positivo, quiere decir que hay intolerancia a la lactosa.

También puede hacerse por medio de un análisis sanguíneo de sobrecarga de lactosa, un test genético o una biopsia del intestino delgado.

Entonces la leche sin lactosa es un producto destinado exclusivamente a intolerantes a la lactosa, en cambio en muchos casos se publicita sin hacer mención a este tipo de consumidores sino que va dirigido al público general.

♡La estrategia de márquetin puede inducir a error, ya que hace entender que estos productos son beneficiosos para todos cuando no es así. Los motivos por los cuales asevero esto son los siguientes:

  • La EFSA (la Autoridad Europea se Seguridad Alimentaria) ha publicado un informe en el que indica que no está permitido utilizar como  health claim(alegación saludable) la reducción o eliminación de la lactosa de un producto, ya que no se ha demostrado que, para un individuo sano, la ausencia de lactosa repercuta positivamente en la digestión.
  • La Directiva 2000/13/CE prohíbe de forma general el uso de información que pueda inducir a error al comprador o que atribuya virtudes medicinales a los alimentos.
  • Las condiciones para las declaraciones como «sin lactosa» o «sin gluten», dirigidas a un grupo de consumidores que padecen trastornos específicos, deben tratarse en la Directiva 89/398/CEE del Consejo, de 3 de mayo de 1989, relativa a la aproximación de las legislaciones de los Estados miembros sobre los productos alimenticios destinados a una alimentación especial, que indica que estos productos apropiados para el objetivo nutritivo indicado han de comercializarse indicando que responden a dicho objetivo y que satisfacen unas necesidades nutricionales particulares, no generales.

Por estos motivos de peso, la publicidad no debe sugerir que las ventajas que estos productos sin lactosa ofrecen a los intolerantes a la lactosa pueden atribuirse también al público general, ya que esto supone un engaño. Para evitar caer en la ilegalidad, normalmente estos productos se publicitan en televisión añadiendo un texto fugaz a pie de pantalla en el que se indica que el producto va destinado a intolerantes a la lactosa, y lo mismo ocurre con la letra pequeña de la publicidad en papel y el etiquetado.  Se está incumpliendo el apartado dos, porque este método publicitario sí induce a error, y lo vemos en los hechos: cada vez hay más consumidores de leche sin lactosa que no son intolerantes, ya que creen que estos productos ayudan a una fácil digestión.

 

Los productos sin lactosa están de moda, sólo hay que ver cómo han crecido los lineales de este tipo de productos en los supermercados, y cómo se ha incrementado la publicidad.

La duda ahora es si el consumo de productos sin lactosa pudiese revertir el proceso de adecuación evolutiva que sufrió nuestro organismo y promover cada vez más intolerancia a la lactosa. Todavía no se puede hacer un estudio representativo porque la moda del consumo de estos productos sin lactosa es demasiado reciente como para sacar conclusiones de su impacto. A pesar de ello, la experiencia nos dice que esto es posible, que reducir el consumo de lactosa induce a anular la necesidad de que nuestro organismo produzca la enzima lactasa, y por ello pueden darse casos de intolerancia progresiva. Un ejemplo similar lo tenemos en el caso de los celíacos, ya que durante un tiempo se aconsejaba no dar gluten hasta los seis meses de vida, y de mantenerse esta recomendación esto habría propiciado una epidemia. Actualmente la ingesta de gluten se recomienda  a los cinco meses a fin de minimizar la posibilidad de padecer la enfermedad celiaca.

La conclusión es que legalmente estos productos han de dirigir su publicidad exclusivamente a los consumidores con intolerancia a la lactosa, y por otro lado, y no menos importante, la que nos da el sentido común: si no somos intolerantes a la lactosa no tenemos ninguna razón por la cual consumir este tipo de productos, y menos aún en edades comprometidas (la infancia y la adolescencia, donde ya parecen existir indicios a sufrir intolerancia progresiva en algunas etnias), no son ni más saludables, ni más digestivos, ni nos aligerarán la mañana más que la leche común.

Ahora pueden elegir qué consumir basándose en sus conocimientos, no sólo en un reclamo publicitario. Lo bueno de todo esto es que si son intolerantes a la lactosa la ciencia ha permitido que puedan consumir lácteos, y si no lo son, también gracias al avance científico podemos asegurar con rotundidad que cualquier tipo de lácteo que adquieran en un supermercado será seguro.

 

 

Ingerir jugos no es sinónimo de comer fruta

Ingerir jugos

Ingerir jugos no es sinónimo de comer fruta desde el punto de vista nutricional

Mientras que para buena parte de la población “zumo de fruta” es sinónimo de “fruta”, para muchos nutricionistas es como si comparásemos hacer deporte como verlo a través de la televisión.

El zumo contiene casi tanto azúcar y casi tantas calorías como un refresco”. Esto es así porque para los expertos los azúcares presentes en el zumo de fruta, aunque sea recién exprimida, se consideran “azúcares libres”, sospechosos de estar implicados en patologías crónicas.

Es más, existen investigaciones que incluyen a los zumos en el concepto “bebida azucarada”. Toda bebida que aporte al menos 50 kilocalorías por cada 23 centilitros debe denominarse “bebida azucarada”. Así, en esta categoría, además de los conocidos “refrescos”, de las bebidas “deportivas” (conocidas como “isotónicas”), de las bebidas “energéticas” o de los tés helados dulces, también podemos incluir a la mayoría de los zumos, sean o no caseros: 23 centilitros de zumo de naranja casero aporta unas ochenta kilocalorías según el libro Tablas de Composición de Alimentos del CESNID-UB, coordinado por el doctor Andreu

Los zumos de fruta no parecen alternativas saludables a las bebidas azucaradas para la prevención de la diabetes tipo 2. Un mayor consumo de zumos de frutas se asociaba a un mayor riesgo de padecer diabetes tipo 2.

¿Por qué? Porque, Mejor una fruta entera que un zumo,

y porque “kilocaloría por kilocaloría, el zumo de fruta puede ser consumido de forma más rápida que la fruta sin exprimir” y no estimulan la masticación.

 La ingesta de zumos pueda contribuir a la actual epidemia de obesidad, algo que parece ocurrir tanto en adultos como en niños.

En adultos beber agua en vez de bebidas azucaradas o zumos se relaciona con un menor riesgo de obesidad a largo plazo. Y en niños observó algo similar una investigación recogida en junio de 2016 en la revista Pediatric Obesity y una importante revisión titulada Reduciendo la obesidad infantil mediante la eliminación de los zumos de fruta 100%(American Journal of Public Health). En el caso de los niños, de hecho, existen pocas dudas sobre la importancia de limitar su consumo. Así, en una prestigiosa guía publicada en 2007 leemos que es conveniente “limitar la ingesta de zumos 100% naturales” en niños. Se trata de una guía que refleja el consenso de doce sociedades científicas de referencia.

Los adultos podríamos llegar a engordar cinco kilos al año si tomamos dos vasos de zumo de naranja (casero o zumo 100%, es decir, que en sus ingredientes solo encontramos fruta) al día y mantenemos estable nuestra ingesta habitual y nuestros hábitos de ejercicio, algo a tener en cuenta si sabemos que España es uno de los países más sedentarios de la Unión Europea.

También existen datos, por último, que relacionan el consumo de zumos de fruta con el riesgo de padecer caries dental. En resumen, debemos calmar la sed en forma de agua, y no de zumo, y tomar fruta en su forma original, es decir, tal y como sale del árbol.

NUTRIR CON CIENCIA es una sección sobre alimentación basada en evidencias científicas y en el conocimiento contrastado por especialistas. Comer es mucho más que un placer y una necesidad: la dieta y los hábitos alimenticios son ahora mismo el factor de salud pública que más puede ayudarnos a prevenir numerosas enfermedades, desde muchos tipos de cáncer hasta la diabetes. Los dietistas-nutricionistas ayudan a conocer mejor la importancia de la alimentación y a derribar, gracias a la ciencia, los mitos que nos llevan a comer mal.

¿Agua Helada o a Temperatura Ambiente?

Screenshot_20171211-152502

¿Agua Helada o a Temperatura Ambiente?

Read More

TU ALIMENTO TU MEJOR FÁRMACO

rosma

TU ALIMENTO TU MEJOR FÁRMACO

Alimentarse es un acto instintivo y de necesidad para la vida, hacerlo adecuadamente va en beneficio de nuestra salud.

Como profesional en nutrición es sorprendente ver la relación en el estado de salud física y psicológica.

Durante estos últimos años la investigación nos ha hecho modificar mucho para el beneficio en la salud.

Cada vez mas es evidente la relación de la Dieta y la Enfermedad.

A partir de este escrito, yo ROSANA BERMEJO MARTIN ( Rosma) federada 917 AEDN, voy a intentar colaborar con mis conocimientos de una forma lúdica a mejorar la dieta con formulas sencillas e ideas para el día día.

Buscar la forma de poder comer de todo y en todas las situaciones es conocer como hacerlo.

No caigas en DIETAS MILAGRO

Tu dieta es lo que comes cada día y la Salud la consecuencia de tu dieta.

Estar a RÉGIMEN o hacer Dietas adelgazantes no es la solución, ya que tu cuerpo reacciona.

Comer es mas sencillo de lo que crees y el cuerpo reacciona con Salud, con control  sin avidez (sensación de hambre injustificada)

DIETA es SALUD

¡ QUE APROVECHE !