Azúcar. El placer blanco que mata

Comparte:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on Pinterest

Azúcar 

El placer blanco que mata

Con sólo 16 calorías por cucharadita, ¿qué mal puede hacernos el azúcar?
Sin embargo, la realidad es que el azúcar es una sustancia tan adictiva como las drogas, y que provoca estragos en el organismo.
Cuando consumimos azúcar (sacarosa) el sistema inmunológico se debilita durante 6 horas, lo que nos hace más vulnerables a los gérmenes, virus y bacterias nocivas.
Por otro lado, el azúcar reduce las ganas de comer alimentos nutritivos como las verduras, lo que puede resultar en carencias nutricionales.
El alto consumo de azúcar es el principal culpable de la mayoría de las enfermedades crónicas que azotan nuestra sociedad:

Diabetes

Hipertensión

Arterioesclerosis

Obesidad

Cáncer

Alzheimer

Candidiasis

Eczema

Síndrome Premenstrual, etc.

El azúcar blanco refinado que consumimos habitualmente es sacarosa sintetizada de forma artificial, y que por tanto, no contienen ninguna de las vitaminas o minerales que el cuerpo necesita para procesarla, por lo que el azúcar no sólo no nos aporta nada desde el punto de vista nutricional sino que roba al organismo minerales y vitaminas (principalmente las del grupo B), de ahí que se diga que en los países desarrollados estamos sobrealimentados, pero desnutridos. Por si esto fuera poco, en el proceso industrial de refinado y blanqueado del azúcar se emplea ácido sulfúrico, por lo que éste suele contener residuos de sulfitos y bisulfitos.

La doctora Hulda Clark detectó fibras de Asbestos y D-manitol entodas las variedades de azúcar que testó.
D-manitol es un alérgeno a evitar en los casos de cáncer de recto, tendones, alveolos y uréter (más información sobre los alérgenos a evitar dependiendo del tipo de cáncer en el libro de la dra. Clark La Cura y Prevención de Todos los Cánceres).

El ASBESTOS al ser tan afilado como el cristal, cuando se mueve por el cuerpo va agujereando las células que encuentra a su paso.
Cómo desintoxicar de Asbestos el organismo

Edulcorantes Artificiales

Entonces, ¿la solución consiste en sustituir el azúcar por edulcorantes artificiales?
Desgraciadamente, como nos advierte el refrán, muchas veces es peor el remedio que la enfermedad…

Sucralosa

El edulcorante Sucralosa es básicamente azúcar clorada, y por tanto, presenta muchos de los riesgos del cloro. Las dioxinas son un subproducto del procesado del cloro, un carcinógeno 300.000 veces más potente que el DDT. Lo descubrió por error un investigador que trabajaba con compuestos para elaborar pesticidas. Muchos refrescos utilizan la sucralosa como edulcorante. No debemos olvidar leer los ingredientes listados en la etiqueta antes de comprar un producto.

Sacarina

La Sacarina otro carcinogéno, ha sido prohibida hace años en muchos países.

Aspartamo

Pero sin duda, el peor de los edulcorantes artificiales es el Aspartamo (E951), muy utilizado en refrescos light y en algunos medicamentos (leer siempre los prospectos). Es una exitotoxina y un neurotóxico. Algunos de los efectos más graves del aspartamo son:

Tumores en el cerebro.

Esclerosis Múltiple

Epilepsia

Diabetes

Parkinson y Alzheimer

Defectos de nacimiento.

Fibromialgia

El aspartamo provoca más reacciones adversas que el resto de los demás alimentos y aditivos de la industria alimentaria combinados. Se han documentado más de 90 efectos adversos del aspartamo como migrañas, ataques epilécticos, leucemia o aumento de peso. Son comunes los problemas de visión, pudiendo llegar a provocarse ceguera y desprendimiento de retina.

●Sweet misery es la historia de cómo Cori Bracketts descubrió los perniciosos efectos para la salud del aspartamo cuando fue diagnosticada con Esclerosis Múltiple. Entrevistas a investigadores, expertos y víctimas del aspartamo. NO puede perdértelo.

¡Y por increíble que parezca de hecho los edulcorantes artificiales engordan aunque no tengan calorías! Y son igual de perjudiciales que el azúcar para los diabéticos.

Si no puedes prescindir del sabor dulce sustituye el azúcar y los edulcorantes artificales por STEVIA, hierba de sabor más dulce que el azúcar.
Otra opción edulcorante es el Inositol, que además no alimenta a hongos como la cándida. No es muy dulce, pero es un nutriente necesario para el organismo. Se utiliza como remedio en las afecciones hepática

Fructosa

Seguramente estás bajo la impresión de que la fructosa, al ser el tipo de azúcar que contiene la fruta, es sana. Si no, por qué su nombre es similar al de la fruta e incluso se publicita como ¡apta para diabéticos!
Siento desilusionarte. Nada más lejos de la realidad, sobre todo teniendo en cuenta que el jarabe de fructosa, ingrediente inevitable en incontables alimentos procesados y bebidas comerciales es un producto altamente procesado, elaborado en una fábirica y que poco, por no decir nada, tiene de natural.
Hace ya tiempo que la industria abandonó el azúcar derivado de la caña de azúcar y de la remolacha por el Jarabe de Fructosa derivado del maíz, al ser su producción mucho más barata. El jarabe o sirope de fructosa procedente del maíz se le conoce por sus siglas en inglés coo HFCS (High Fructose Corn Syrup). El jarabe de fructosa se somete a un intenso proceso de refinado químico. Aunque se denomine fructosa como el azúcar de la fruta, no es tal, y el cuerpo no lo metaboliza como la verdadera fructosa. De hecho, tu cuerpo no sabe qué hacer ni cómo metabolizar el jarabe de fructosa, una sustancia extraña que no reconoce como alimento.

Incluso si todavía no estás convencido de los riesgos que implica el azúcar para tu salud, existen otras razones poderosas de índole humanitaria para rechazar el consumo del azúcar. Desgraciadamente los días de la esclavitud en los campos de caña de azúcar no pertenecen a un vergonzoso pasado. En muchos países las condiciones de trabajo ACTUALES en las plantaciones de caña de azúcar dejan mucho que desear. Por ejemplo en la República Dominicana las plantaciones están controladas por tres grandes multinacionales. Los trabajadores cortan todavía la caña de azúcar con machete (uno de los trabajos más duros que existen en el mundo bajo temperaturas de hasta 50 grados) y se les paga 12 dólares por cortar una tonelada de caña de azúcar. Como si los sueldos miserables no fueran suficiente agravante, los trabajadores de las plantaciones y sus familias se ven obligados a comprar en las tiendas de la compañía, donde doblan los precios de los alimentos. A los trabajadores también se les prohíbe cultivar huertos en sus casas para no morir de hambre. La mayoría de los trabajadores van a trabajar sin desayunar y sólo ingieren algo de alimento al regresar del campo tras doce horas de duro trabajo. Desgraciadamente, nutrición, opresión, condiciones inhumanas y muerte prematura no son cosas del pasado. Cada vez que ingieres azúcar, refrescos o comidas procesadas estás contribuyendo a enriquecer a las multinacionales del azúcar y a perpetuar las deplorables condiciones de las plantaciones.

Comments for this post are closed.